Qué ver en Silves en un día | Ruta por el Algarve

Ruta por el Algarve: Qué ver en Silves

| Si estás pensando en viajar en coche al Algarve no puedes dejar de acercarte al precioso pueblo de Silves. Sin duda el lugar perfecto para desconectar.

Una de las zonas más visitadas de Portugal durante el verano es el Algarve. Y aunque las playas sean lo más demandado por los viajeros, hay pueblos de interior, como Silves, que tienen mucho encanto.

Nosotros durante nuestra ruta por esta región portuguesa decidimos visitar algunos pueblos más alejados de primera línea turística para conocer la esencia más auténtica del Algarve.

Y tristemente, nuestro viaje coincidió con devastador incendio que, días antes, se cebó con Monchique. Por lo que no pudimos conocer esta zona interior.

No obstante, pudimos disfrutar de otros rincones como Vila do Bispo, Sagres, Cabo San Vicente, Mirador de Ponta da Piedade, Lagos, Silves, Cacelha Velha, Tavira o Vila Real de San Antonio.

✈ Encuentra vuelos baratos a Portugal

Pero en este post vamos a hablarte más detalladamente de nuestra visita a Silves.

Este bonito pueblo está rodeado por naturaleza, donde almendros y algarrobos te invitan a pasear.

Aunque caminando por sus calles también descubrirás su rica historia, contada por sus monumentos.

Paseo por Silves en Fiestas

El impresionante castillo de ladrillo rojo que gobierna la ciudad, de reminiscencia árabe, contrasta con el blanco que pinta las casas de Silves.

Dónde dormir en Silves

Si buscas alejarte de las áreas más turísticas del Algarve, alojarte en Silves es una estupenda opción. Este precioso pueblo es un remanso de paz en un entorno natural envidiable.

Justo aquí debajo te dejamos algunos de los alojamientos rurales con más encanto que podrás encontrar allí:

Qué ver en Silves en un día | Ruta a pie

Este precioso pueblo interior no puede faltar en tu una ruta por el Algarve. Su historia es muy rica, intensa y sin duda alguna, ha dejado su impronta en Silves.

La ciudad, donde la presencia del ser humano data desde el Paleolítico, comenzó a ser importante bajo dominación musulmana, llegando a ser capital del Algarve en el siglo XI.

Y según algunos autores, llegó a alcanzar mayor importancia que la misma Lisboa, convirtiéndose en un centro cultural donde poetas, historiadores o juristas llegaban atraídos por su grandeza.

Prueba de ello son los escritos del último rey abadí de la Taifa de Sevilla, Muhámmad al – Mutámid, quien dedicó parte de su obra poética a Silves, ciudad por la que sentía gran fascinación.

Después de este periodo de abundancia llegó otra etapa más oscura para la ciudad.

Paseando por Silves

Pasó a manos cristianas en 1242-1247 y poco a poco fue perdiendo su importancia de antaño: pérdida del comercio con el Norte de África; crecimiento económico y político de Portimão o Faro; terremotos, propagación de enfermedades como la peste..

Todas estas causas contribuyeron a la decadencia de Silves.

No obstante, se ha sabido reconvertir y a pesar de no volver a ese esplendor de tiempos pasados, hoy día gracias a su entorno natural, a las materias primas como el corcho, los frutos secos… sigue brillando ese ‘algo’ especial que atrae cada vez a más viajeros y hace crecer su economía.

Y después de esta breve introducción, comenzamos con la visita a pie de Silves.

Castillo y Murallas de la ciudad

Sin duda algo que llama muchísimo la atención desde que comienzas a divisar este pueblo es su impresionante castillo de ladrillo rojo.

Es el mayor y más bello monumento militar de la época islámica en Portugal.

Murallas árabes de Silves

El castillo tiene su origen en un cinturón de murallas, construidas durante el periodo de ocupación musulmana, probablemente sobre las murallas existentes de época tardo-romana o visigoda, en los siglos IV o V.

 

Las muralla se distribuían en tres líneas defensivas, de las que apenas quedan algunos restos de muros de arenilla roja y tapia, que salían desde el castillo hacia la ciudad.

Un ejemplo de ello es la Porta da Cidade de Silves’, una estrecha entrada y la sección mejor conservada de las murallas de la ciudad fuera del castillo.

Qué ver en silves

Lo mismo ocurre con las torres, de las que se conservan algunas de las que protegían la medina o la zona residencial del interior del castillo.

En su momento, existieron once torres, de las cuales dos son albarranas.

Otras cuatro de las torres, modificadas por la reconstrucciones realizadas en el siglo XIV o XV, tienen puertas góticas, salas abovedadas y piedras marcadas con las siglas de los pedreros medievales.

Entre las torres y las murallas ocupaban una extensión de 12.000 metros cuadrados.

La doble puerta de entrada es defendida por otras dos torres, existiendo a día de hoy el postigo de la ‘porta da traicao’ o puerta de la traición.

Visita al castillo de Silves

Y de las cuatro puertas originales de la medina solo se conserva el Torreón de la Puerta de la ciudad, del silo XII o XIII.

En el interior del castillo se localizaba el ‘palácio das Varandas’, que fue lugar de residencia del señor de la ciudad.

Además contaba con un pozo muy profundo, una gran cisterna con cuatro bóvedas apoyadas en altas columnas y grandes silos subterráneos para guardas cereales.

Museo Municipal de Silves

Este museo arqueológico se localiza adosado a una de las murallas de la ciudad. De hecho es posible admirarla desde su interior.

Su mayor atractivo es un antiguo pozo islámico del siglo XI que cuenta con una profundidad de 18 metros y de 2,5 metros de diámetro.

La mayoría de sus piezas son de origen musulmán, de las piezas cerámicas halladas en las excavaciones del castillo.

No es que sea muy grande pero es interesante para conocer más profundidad la historia de la ciudad y de su entorno.

Catedral Vieja – Sé Velha

La Catedral de Silves es distinta a otras que hayas podido ver y a pesar de haber sufrido serios daños tras el terremoto de Lisboa de 1755, su portada gótica es original.

Su construcción comenzó a mediados del siglo XIII y fue sufriendo posteriores modificaciones hasta el siglo XVIII.

Silves y su entorno cultural

En su interior encontrarás un retablo mayor en estilo renacentista,  la sepultura del Rey João II o una figura en jaspe de Nuestra Señora con el Niño.

Pasea por la ribera del río Arade

Sin duda, si visitas Silves en verano, una de las mejores cosas para hacer es caminar por los aledaños del río Arade.

Resulta refrescante pasear por su ribera, aprovechando la sombra de los árboles mientras escuchas el cantar de los pájaros.

Qué ver en Silves

Este río fue muy importante en tiempos antiguos para la actividad comercial de la ciudad, gracias a los barcos que subían y bajaban por él.

También podrás acercarte al puente romano, que fue la única conexión durante siglos de Silves con su costa.

Cruz de Portugal

Este monumento está algo alejado del centro. Nosotros nos acercamos a la Cruz de Portugal cuando nos ibamos.

La verdad es que con el calor del verano se hace tedioso llegar caminando, por lo que fuimos en nuestro coche, ya que está localizada junto a la antigua carretera que iba del Norte hacia el Reino de Portugal.

Actualmente no se tiene conocimiento de la fecha de su construcción, aunque se piensa que pudo ser en el siglo XV o principios del XVI.

Se considera uno de los cruceros portugueses más hermosos. Se puede observar por una de sus caras a Cristo crucificado mientras que en la otra se ve a la Madre Dolorosa.

Excursiones en el Algarve

Además en el Algarve tienes la posibilidad de hacer un montón de actividades muy chulas, como dar un paseo en barco pirata, hacer kayak por zonas costeras de impresión, hacer algún tour gratuito para conocer faro u otras excursiones por el Algarve.

Por eso hemos buscado en Civitatis varias excursiones que te pueden venir genial contratar si visitas la zona..

Para terminar este post, solo nos queda decirte que a nosotros nos encantó descubrir esta bonita ciudad donde poder vivir un ambiente más auténtico del Algarve evitando zonas de resorts.

Sin duda, como hemos dicho más arriba en esta entrada, Silves es un imprescindible en un viaje en coche por el Algarve.

¿Y tú? ¿Conoces Silves? ¿Qué otros rincones del Algarve te han gustado más? ¿Qué recomendarías visitar? ¡Cuéntanos tu experiencia!

¡Esperamos tus comentarios!

Deja un comentario