Si existe un castillo fascinante que visitar en Dinamarca, sin dudarlo, se me viene a la mente el majestuoso Castillo de Kronborg en la ciudad de Elsinor o Helsingør (el nombre en danés).

Esta localidad se sitúa en la península de Zelanda, siendo el punto más cercano al país vecino, Suecia, a través del Estrecho de Øresund.

De hecho, desde Helsingør puede divisarse la ciudad sueca de Helsingborg existiendo comunicación entre ellas a través de ferries que recorren los pocos kilómetros que las separan en 20 minutos.

Te dejo este enlace de la web turística de la región de Zelanda para que consultes más información sobre la zona.

Cómo llegar

Desde la capital danesa puedes coger un tren desde la estación Kovenhavn H, que tardará en llegar a Elsinor unos 40 minutos aproximadamente. Estos trenes salen con bastante frecuencia durante todo el día, por lo que no te resultará muy difícil llegar hasta el Castillo de Kronborg.

Vista del Castillo

Bienvenidos al castillo de Kronborg

Además el precio del pasaje está incluido en la Copenhagen Card pero si no la llevas, entonces tendrás que comprar un billete sencillo, que cuesta 50 coronas (algo más de 6 euros) o un billete válido durante todo el día para la zona de Copenhague que sale por unas 85 coronas (alrededor de 12 euros). Pienso que la segunda opción sale más rentable.

Personalmente, me sorprendió la estación de trenes de Elsinor. A ver, aclaro la afirmación.

No me refiero a la estación en sí, ya que es pequeña y no tiene nada especial, a partes de las vías, andenes.. lo que tienen todas las estaciones. Me refiero al edificio que la alberga. Posee una portada la mar de bonita. Te dejo esta foto aunque pienso que no le hace justicia del todo.

Helsingør Station

Fachada de la estación de trenes de Elsinor

Desde allí se puede ir caminando al Castillo dando un agradable paseo. No tiene pérdida posible, ya que nada más salir de la estación lo verás a lo lejos..

El Castillo de Kronborg

Este poderoso y magnífico castillo renacentista, fue uno de los castillos más importantes del Norte de Europa, es conocido internacionalmente como el lugar en el que el autor inglés William Shakespeare recreó una de sus obras más famosas “Hamlet”.

Y está claro que en cuanto decidimos viajar a Copenhague teníamos claro que teníamos que visitarlo sí o sí.

Pero es que además durante este año 2016 se celebra el 400 aniversario de la muerte de Shakespeare así como el 200 aniversario de la primera ver que se representó la obra en el Castillo de Kronborg, por lo que la visita se hacía aún más especial.

De hecho, mientras hacíamos la visita al castillo nos cruzamos con el prícipe Hamlet, Ofelia, Polonio, Gertudris e incluso con el fantasma del Rey. Incluso fuimos testigos de la representación de alguna de las escenas de la obra, eso sí, en inglés. Fue toda una experiencia.

Representación teatral en el castillo de Kronborg

Actores interpretando Hamlet en Kronborg

Historia de Kronborg

El origen de este castillo data del siglo XV, concretamente en 1420 Erico de Pomerania, Rey de Dinamarca, Noruega y Suecia construyó una fortaleza, Krogen para asegurar la recaudación del impuesto marítimo que instauró para aquellas naves que quisieran pasar por el estrecho de Øresund hacia sus dominios bañados por el Mar báltico.

En consecuencia, la ciudad se vio beneficiada por esa situación privilegiada siendo entonces cuando se comenzó la construcción del castillo.

Entrada al Castillo de Kronborg

Maqueta del castillo de Kronborg

Más adelante, el Rey Federico II adornó el castillo con tejados cobrizos de piedra arenisca con forma de aguja, conviertiéndolo en uno de los castillos más bellos de la época. También dotó a la corte de gran pompa y esplendor, lo que incrementó la leyenda que se creó alrededor del castillo allá por el siglo XVI.

No se sabe a ciencia cierta si Shakespeare viajó alguna vez este castillo pero seguramente supo sobre este lugar por boca de marineros, mercantes, diplomáticos y aristócratas que contaban las bondades de aquel lugar y seguramente eso le pudo inspirar para crear su obra a finales del siglo XVI. 

Pero no todo fue gloria para este castillo, por desgracia un devastador fuego en 1629 puso fin a aquella vida de lujo pasando a ser ocupado por el Rey Carlos X Gustavo de Suecia de 1658 a 1660. Aquello fue un punto de inflexión para este lugar que durante 300 años fue utilizado con fortaleza y barracas para la armada danesa.

Qué ver en el Castillo de Kronborg

Actualmente podrás disfrutar de un edificio majestuoso que conserva todos los elementos que deben existir en un palacio de su talla como grandes salones, fosos, un gran patio central, torres de vigilancia, dependencias reales, capilla o mazmorras. Alguno de los puntos más interesantes que me gustaría destacar son:

La capilla

Este bellísimo rincón está decorado con madera tallada en colores. No es demasiado grande y es realmente bonita. Fue consagrada en 1582 y sobrevivió al incendio de 1629.

castillo

Salón de baile

Es realmente inmenso y cuando caminas por esta estancia te imaginas lo espectacular que tuvo que ser celebrar cualquier baile o evento en este lugar. Tiene unas dimensiones de 62 x 12 metros. En este lugar pudimos presenciar una representación teatral de la obra “Hamlet”

Gran salon del castillo

El patio

El diseño actual se le atribuye al Rey Federico II cuando convirtió la antigua fortaleza medieval del Rey Erico en el Castillo que antaño inspiró a Shakespeare. Actualmente existe un pozo en el centro del patio pero antiguamente hubo una magnífica fuente que fue tomada como botín por el ejército sueco tras la toma del castillo.

Patio del castillo

Apartamentos Reales

Eran la residencia oficial de los Reyes cuando, antiguamente, visitaban el Palacio. Las estancias actuales son fruto son la remodelación que hizo el Rey Cristián IV tras el incendio ocurrido en 1629.

La sala pequeña

Llegados a este lugar podrás admirar una serie de tapices que muestran los retratos de los antiguos Reyes daneses. Dichos tapices fueron realizados en la época de Federico II.

castillo_opt

Por último, decirte que este castillo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2.000, siendo visitado por 250 mil personas cada año.

Y después de este paseo sólo me queda decirte que me encantó, pues está situado en un entorno precioso que, además, encuadró la localización de una obra universal de la literatura inglesa y creo que si viajas a Copenhague es una visita imprescindible que hacer.

Por si acaso te has enamorado de este lugar y quieres buscar alojamiento para una futura escapada, te dejo el buscador de hoteles de Booking, el que nosotros utilizamos siempre para organizar nuestros viajes y que nos funciona genial!

Booking.com

 

Si quieres conocer más rincones de Dinamarca pásate por nuestras entradas dedicadas a este país.

¿Y tú? ¿Conoces Kronborg? ¡Cuéntanos tu experiencia!

¡Esperamos tus comentarios!

Etiquetas: , ,
Hola! Soy Pilar, viajera incansable que junto a Pablo, mi compañero de vida y viajes, disfruto conociendo el mundo, viviendo nuevas experiencias y contándote todos los detalles para ayudarte a planificar el tuyo.Así que si quieres viajar por libre y decidir cada paso de tu aventura, ponte cómodo, que te ayudamos a lograrlo! ¿Vienes a diseñar tu viaje ideal? ;)

Artículos relacionados

16 Comentarios

Vanesa septiembre 11, 2016 at 17:40

Que maravilla, nunca he visitado Dinamarca pero sí otros países de Europa y sus castillos y nunca deja de sorprenderme tanta belleza y tanta ostentación. Parece mentira que vivieran en sitios como esos aunque si lo pensamos ahora mismo la “realeza” sigue viviendo en castillos similares, es una cosa inverosímil.. muakss

    Pilar Allely septiembre 21, 2016 at 23:49

    Buena apreciación! Desde luego, polémicas ‘reales’ a parte, los castillos se han convertido en lugares para dejar volar la imaginación.. Gracias por tu comentario Vanesa! 😉

Olga septiembre 10, 2016 at 23:22

Jo, qué bonito. No hay nada como viajar!!
Bueno el castillo, no conocía su historia, pero he podido disfrutar de su arquitectura con estas fotos que nos has mostrado. Me parece fantástico. Es un dato más a tener en cuenta para cuando visite Dinamarca, ya que quiero hacerlo en cuanto pueda. No se que tienen los países nórdicos que me llaman tanto la atención.
Gracias por esta información que yo no conocía.
Un saludo
olga

    Pilar Allely septiembre 21, 2016 at 23:47

    Los países nórdicos son maravillosos! me pasa como a ti, me encantan! Gracias por tu comentario Olga! Saludos 😉

Mi meta, tu salud. Carolina septiembre 7, 2016 at 18:08

¡Hola cielo!
Que ganas tenía que volver a hacer las ciber maletas y ponerme rumbo a los destinos que nos vas ofreciendo.
Lo mío dicen que es raro. Soy antimonárquica, pero es que ni puedo verlos, pero en cambio me encantan los castillos. Dicen que es raro, porque claro, si hay castillos es gracias a [email protected] Reyes que hubo en su día. (Con la voz muy chica les doy las gracias…)
No conocía para nada este castillo, pero es fascinante. Me ha encantado la sala de bailes y el patio interior.
Excelentes fotos cielo, y excelente post. Que ya que no conozco el lugar (de momento porque este sí que sí me lo apunto), da gusto ver este tipo de lugares en ojos de otros que no sean documentales y cosas más “guionizadas”, ya me entiendes.
Besotes guapa

    Pilar Allely septiembre 7, 2016 at 21:33

    Es que los castillos enganchan!! Me alegro que te haya gustado este rincón danés. Mil gracias por tus palabras, Carolina. Bss!!

[email protected] septiembre 7, 2016 at 13:40

Qué preciosidad… ya me conoces, me encantan los castillos y los sitios con historia. Y ¡ cómo me ha molado lo de cruzarte con Hamlet y cía por el castillo! Lástima que solo vaya a ser este año ( ya he cumplido el cupo viajeril de la temporada). Sería todo un aliciente extra para visitarlo.
Por cierto, tiene gracia el nombre de la Sala “Pequeña”, jajajaja. Lo que me da la sensación es de que está muy reformada, ¿no? El suelo, la iluminación… no me gusta cuando modernizan tanto sitios históricos, porque en mi opinión, les hacen perder su esencia.
Como siempre, me despiertas el ansia viva de visitar los sitios que nos enseñas. La lista de pendientes está creciendo demasiado…jejejeje.
Besitos

    Pilar Allely septiembre 7, 2016 at 18:29

    No te preocupes, que aunque este año haya sido algo especial porque ha sido aniversario de la muerte de Shakespeare, tengo entendido que en periodo estival, cada año, se hacen representaciones!! 😉 El castillo está restaurado, sí, pero ciertamente no pierde su encanto esencial, aunque también te diré que para mi gusto, los castillo escoceses son más auténticos en el sentido al que tú te refieres.

    Espero seguir aumentando tu lista!! 😉 Bss y mil gracias por tu visita

ire septiembre 6, 2016 at 19:23

que bonito y que bueno es viajar y conocer lugares nuevo y oye que tambien mola que lo enseñes jajaj. Seria genial conocerlo y ademas los castillos que es algo que siempre me a parecido fascinante, por su arquitectura y en una epoca en la que no habia tantas novedades como ahora, seria buenisimo tener una ventanita y ver como era todo en ese epoca. Un besito y no pares de dar vueltas MUAK

    Pilar Allely septiembre 7, 2016 at 13:29

    Vente a viajar con nosotros cuando quieras!! Muchas gracias por pasarte y dejarnos un comentario. Bsss

Algo especial septiembre 6, 2016 at 11:54

Me encantan los castillos, su exterior, sus interiores, su cultura y su historia si la tiene. Los salones de baile, son espectaculares y gusta imaginarse cómo sería tiempo atrás un baile.

    Pilar Allely septiembre 7, 2016 at 13:30

    A nosotros también nos encantan, por lo que próximamente escribiremos más entradas de los que más nos vayan gustando! Gracias por tu comentario! 😉

Dietogades. septiembre 5, 2016 at 17:15

Me ha encantado esta entrada , por un momento me he trasladado al castillo. No conozco Kronborg pero te puedo asegurar que si voy no me perderé la visita al castillo. Las fotos preciosas gracias por la reseña. Un saludo.

    Pilar Allely septiembre 5, 2016 at 21:41

    Muchas gracias por tu comentario. Te invito a que te unas a nuestro Club viajero y no te pierdas ninguno de los rincones que publicamos cada semana. Saludos 😉

Soulmate septiembre 5, 2016 at 15:20

Nos encanta el post y sobretodo aún más porque nos encantan los castillos. Por ejemplo, una de nosotras visitó el castillo de Praga y quedo impresionada y además también vió una representación como tú pero de guerreros, tu tuviste más suerte. Seguro que fue una experiencia increíble. Nos apuntamos este castillo para próximos viajes que hagamos.

    Pilar Allely septiembre 5, 2016 at 21:47

    Compartimos afición! a nosotros también nos encantan los castillos!! Gracias por pasaros chicas! Saludos 😉

Deja un Comentario

Conoce al equipo

Equipo viajero

¡Síguenos!

Ofertas en Hoteles