De Budapest nos trajimos un sabor agridulce.

Por un lado, nos gustó muchísimo su paisaje nocturno, los puentes sobre el Danubio o su multitud de rincones encantadores que tiene la ciudad. Sin embargo, por otro lado, la antipatía de sus habitantes, la mala información y educación que ofrecen al visitante y la continua sensación de que no les gusta la presencia de los turistas, empañaron nuestra visita a la ciudad.

Además sufrimos en primera persona la estafa que llevan a cabo los revisores del metro, centrados, casi en exclusiva en timar a los viajeros. Nos pareció vergonzoso y más abajo te lo contaremos todo al respecto.

No obstante, no todo fue negativo en Budapest, también disfrutamos mucho de la visita a sus lugares más chulos.

Y como siempre decimos, esta es nuestra experiencia.

Seguramente habrá viajeros que hayan visitado la ciudad y no hayan tenido ningún tipo de problema, no obstante, nosotros te contamos lo que vivimos allí. Porque no todo siempre es de color de rosa y no está de más encontrar versiones, ¿no crees?

Así que no nos enrollamos más. Te dejamos un mapa interactivo sobre todos y cada uno de los lugares de los que hablaremos en esta entrada. ¡Disfruta de Budapest!

Lugares imprescindibles en Budapest


Parlamento

Sin duda alguna, este impresionante edificio es el principal atractivo de la ciudad. Como curiosidad, es el segundo más grande del mundo, aunque se disputa este puesto con el de Argentina.

Su cúpula mide 96 metros de alto y ningún otro edificio de la ciudad puede ser más alto.

Mucha gente se pregunta porque una país relativamente pequeño como Hungría necesita un Parlamento de semejantes dimensiones. Pues simplemente porque cuando se proyectó y construyó este edificio el territorio húngaro abarcaba un territorio bastante extenso.

Un poquito de historia

En el siglo XIX existió el vasto Imperio austríaco, en el que reinaba el Emperador José I. Por una serie de acontecimientos históricos, dentro de este Imperio se formó una nación autónoma denominado, Imperio astrohúngaro.

A grandes rasgos esto quería decir que Hungría gobernaba en igualdad con Austria dentro del Imperio.

Y por tanto su territorio abarcaba, además de las actuales Austria y Hungría, República Checa, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Serbia, Montenegro, Trieste (Italia) así como Transilvania (región de Rumanía).

Ante semejante situación, era lógico esperar un gran Parlamento que representara el poder sobre todos aquellos territorios, aunque esto durará poco..

VIAJE Praga - Budapest. Parlamento

Preciosa vista del Parlamento

Fue después de la I Guerra Mundial y tras el Tratado de Saint Germain cuando este gran imperio de antaño desaparece, quedando la configuración de Austria y Hungría tal y como conocemos hoy día.

Visita al interior del Parlamento

La visita guiada dura aproximadamente unos 50 minutos. Habrá que pasar un arco de seguridad para acceder a su interior.Son varias las estancias y dependencias que se puede admirar en la visita.

BUDAPEST. Gran escalera

Gran Escalera, interior del Parlamento

La Gran Escalera, la Sala de la Cúpula, donde se atesora la Santa Corona húngara de San Esteban rodeada por las estatuas de los Reyes de Hungría o la antigua cámara alta son sus puntos más impresionantes.

Se puede hacer fotografías excepto en la Sala de la Cúpula.

📌 Horario

  • De 1 de abril a 31 de octubre, se puede visitar de lunes a domingo en horario de 8:00 a 18:00 horas.
  • De 1 de noviembre a 31 de marzo, las visitas son de lunes a domingo de 8:00 a 16:00 horas.

📌 Precio: HUF 2400 unos 7,5 euros al cambio.

Lo mejor es llevar reservadas las entradas desde casa, pues tendrás que elegir día de visita y horario. Es posible hacer la visita, siempre guiada, en español.

Puedes hacer la compra en la página web oficial del propio Parlamento.

Basílica de San Esteban

Este edificio fue construido entre finales del siglo XIX – principio del siglo XX. Su estilo es neoclásico con planta de cruz griega.

Es el segundo edificio más alto de Budapest, por lo que las vistas desde su torre son una pasada. Además es posible subir por escaleras que cuenta con algo más de 340 escalones o bien en ascensor. Estos húngaros han pensado en todo..

BUDAPEST. Vistas desde la Basílica de San Esteban

Vistas desde la torre de la Basílica

Además allí se guarda una reliquia: la ‘Santa diestra’o mano derecha de San Esteban.

📌 Horario. La basílica abre de lunes a viernes, de 9.00 a 17.00 horas. Los sábados de 9.00 a 13.00 horas. Mientras que los domingos de 13.00 a 17.00 horas.

📌 Precios. La visita a la basílica es gratuita pero si quieres subir a la torre, la entrada cuesta 600 HUF.

Castillo de Buda

No puedes irte de Budapest sin subir al Castillo de Buda.

Este castillo data del siglo XIV, mandado a construir por el Rey Bela IV pero fue devastado por lo que vas a encontrarte con un castillo de construcción mucho más reciente. Concretamente del siglo XIX con una reconstrucción posterior que se hizo tras el fin de la II Guerra Mundial, ya que sufrió bastante daño a causa de los bombardeos.

Para mi lo mejor son sus impresionantes vistas. Por lo que lo ideal es visitarlo al atardecer o cuando empiece a caer la noche, ya que podrás admirar una panorámica increíble.

BUDAPEST. Vistas desde el castillo

Vistas nocturnas desde el castillo

Y si te gusta visitar museos, allí podrás hacerlo. Tienes dos, la Galeria Nacional y el Museo de historia de Budapest.

📢 Para llegar hasta el castillo puedes coger el metro, subir hacia la Puerta de Viena y dar un paseo por la zona hasta llegar al Castillo. Obviamente hay cuestas, pero no demasiado empinadas.

📢 Pero si prefieres una opción más rápida puedes optar por llegar caminando desde el Puente de las Cadenas y coger el funicular. 

Te dejamos ambas opciones marcadas con una estrella naranja en el mapa interactivo.

Iglesia de San Matías

En el distrito del Castillo de Buda podrás hacer una parada en la Iglesia de San Matías. Es bellísima y se encuentra justo al lado del Bastión de Pescadores.

Fue el Rey Bela IV quien la mandó construir en el siglo XIII aunque poco queda ya de su imagen original. Incluso llegó a ser una mezquita bajo gobierno otonomano.

BUDAPEST. Iglesia San Matías

Lateral de la Iglesia de San Matías

Es un edificio moderno, construido en el siglo XIX, pero en el lugar sobre el que está construido se coronaban antiguamente los Reyes húngaros, por lo que su valor simbólico es evidente.

Es posible visitarla. Nosotros no pudimos porque cuando fuimos nos cogió ya cerrada.

📌 Horario. De lunes a viernes abre de 9:00 a 17:00 horas. Los sábados de 9:00 a 16:30 horas y los domingos de 13:00 a 16:30 horas.

📌 Precio. El precio de la entrada son 1500 HUF

Bastión de Pescadores

Este lugar fue construido a principios del siglo XX y realmente es un imponente mirador. Cuenta con 7 torres que representan las 7 tribus magiares que fundaron la ciudad.

VIAJE Praga - Budapest. Bastión de los Pescadores

Bastión de los Pescadores al atardecer

Merece la pena su visita por las preciosas vistas que hay de Pest.

Monumento de los Zapatos

Este lugar te hace reflexionar sobre la crueldad humana. Viendo la imagen no hará falta que te diga que es un tributo a la memoria de los judios asesinados por los nazis en Budapest.

Y es que fue aquí donde los húngaros nazis se dedicaron a masacrar a los judíos durante los últimos años de la II Guerra mundial.

BUDAPEST. Monumento de los zapatos

Emotivo monumentos a orillas del Danubio

Además lo hacían de una forma muy cruel.

Ataban una hilera de personas, los obligaban a desnudarse y una vez desnudos, los ataban con alambre. A continuación, disparaban al primero y último de la fila para que cayeran al agua y con su peso arrastraran a todos los demás a las profundidades del río..

Sólo tener que escribirlo me causa escalofríos, pero es algo que hay que contar para nunca olvidar hasta donde puede llegar la maldad del ser humano.

Plaza de los Héroes

Nuevamente un tributo a los héroes húngaros: las 7 tribus magiares, presididos por los Reyes Esteban I y Matías Corvino con el Arcangel Gabriel reinando en el centro de la plaza.

BUDAPEST. PLaza de los héroes

Vista nocturna de la Plaza de los Héroes

Se construyó para conmemorar la fundación del país tras la conquista de los magiares.

Es una plaza inmensa rodeada de museos que da entrada a una inmensa zona verde de Budapest donde se encuentran los Baños Széchenyi o el Castillo de Vajdahunyad del que te vamos a hablar ahora mismo.

Castillo de Vajdahunyad

En su interior se ubica el Museo de Agricultura, que tampoco es que sea muy relevante y te preguntarás entonces: ¿porqué lo añadís como una visita imprescindible de la ciudad?

Pues bien, simplemente porque nos lo encontramos de casualidad y nos pareció como sacado de una película de Drácula. Realmente lo chulo de este castillo es admirarlo por la noche.

Para muestra, un botón. Aquí te dejamos la fotografía.

BUDAPEST. Castillo de Vajdahunyad

Postal nocturna del Castillo de Vajdahunyad

Gracias a que no pudimos ir a la Plaza de los héroes por la mañana, nos dejamos la visita para por la noche. Y fue un triunfazo. Justo detrás de esta plaza vimos la torre del castillo y nos acercamos.

Menuda pasada encontrártelo allí en medio, delante de una pista de hielo reflejado a la luz de las farolas.. nada más que por su apariencia le damos un 10! 

Puedes entrar y pasear por sus jardines, mucha gente pasea sus perros o va a correr allí a esa hora.

 Cuidado con las estafas


Y ahora si, te vamos a contar nuestra experiencia más desagradable en la ciudad.

Ya sabíamos que en Budapest a más de uno lo habían intentado timar o bien en casas de cambio, o a la hora de coger un taxi, incluso que los revisores del metro intentaban siempre hacerle el lío a los turistas.

Pues bien, pudimos vivir en primera persona que si, que los revisores del metro paran a los turistas para sacarles dinero. Y nosotros pecamos de inocentes.

Incidente en el metro

Pensábamos que si comprabas el billete sencillo podías hacer trasbordo una vez entrarás en el metro como ocurre en la mayoría de metros del mundo. Pues no. En Budapest, no.

Además no esperes encontrar información al respecto. Creo que solo vimos un panel informativo. Ni siquiera en las máquinas expendedoras lo explican bien.

Pues bien, compramos los billetes entramos en el metro y cuando fuimos a hacer trasbordo nos pararon dos simpáticos revisores. Que curioso que solo paraban a los que llevábamos cámaras colgadas al cuello..

En fin, nos pidieron los billetes y como no valía para el trasbordo empezaron a hacer muecas, sinceramente parecía que se estaban riendo de nosotros. No nos pidieron datos personales ni nada. Su intención era ponernos una multa, y así lo hicieron.

La multa fue 9.000 HUF cada uno, en total casi 60 euros entre los dos.

Si hubiera hablado húngaro, hubiera llamado a la policía o incluso pensé en llamar a la embajada de España, pero al ser domingo el día que nos pasó el incidente no había nadie.

Pero lo que más me fastidió fue que nadie te daba información, no había paneles informativos para explicar nada, pero de repente sacaron un folleto en multitud de idiomas, entre ellos el español, donde lo explicaban todo la mar de bien.

Me pareció vergonzoso.

Los turistas molestamos

Esa era la continua sensación que teníamos cada vez que entrabamos en cualquier sitio, ya fuera restaurante, tienda o incluso tienda de souvernirs. Creo que solo en un par de sitios de los que entramos nos atendieron con amabilidad.

Los húngaros son parcos en palabras, impacientes con el cliente y hasta desagradables.

No entendemos como una ciudad que quiere ser referente en turismo y recibir visitantes de todo el mundo como trata así a los viajeros que pasan por la ciudad.

Quizá fue que tuvimos mala suerte y nos tocaron los antipáticos de turno, pero como he dicho, era la sensación que tuvimos durante todo el tiempo que estuvimos allí.

Dónde dormir


Durante nuestra estancia en Budapest nos alojamos en el Hotel Marmara. Está bien situado, cerca del Parlamento, por lo que está en un lugar ideal para visitar todos los puntos de interés de la ciudad.


Booking.com

Si te has quedado con ganas de saber más cosas sobre nuestro viaje, como dónde cambiar, como viajar de Praga a Budapest en tren nocturno y un montón de cosas interesantes, no dejes de leer nuestra Bitácora

¿Y tú? ¿Conoces Budapest? ¿Cuál fue tu experiencia en la ciudad? ¿Te ha llamado la atención algo de lo que contamos en el post? ¡Cuéntanos!

¡Esperamos tus comentarios!

Etiquetas: , ,
Hola! Soy Pilar, viajera incansable que junto a Pablo, mi compañero de vida y viajes, disfruto conociendo el mundo, viviendo nuevas experiencias y contándote todos los detalles para ayudarte a planificar el tuyo.Así que si quieres viajar por libre y decidir cada paso de tu aventura, ponte cómodo, que te ayudamos a lograrlo! ¿Vienes a diseñar tu viaje ideal? ;)

Artículos relacionados

9 Comentarios

Alberto abril 24, 2018 at 07:54

Wow… Excelentes consejos…
Me quedé estupefacto por esta experiencia. Entonces, Buda Pest, Buda todos los magníficos edificios, el castillo, el Parlamento, la Catedral bellamente iluminada. Fantástica

resi abril 21, 2018 at 23:39

Nunca he estado en Budapest, pero no me importaria nada nada, vaya que es un sitio que he barajado no hace mucho.
Y me ha dejado un poco en shock lo negativo que cuentas, la antipatía, la mala información y educación, ostras, es para plantearse de verdad ir! Las fotos han suavizado un poco lo negativo pero el incidente del metro me ha parecido indignante! no se, creo que de momento me pesa mas lo negativo, elegiré otro sitio si se da la ocasión de que viaje en breve!

    Pilar Allely abril 22, 2018 at 13:36

    Hola Resi, si, la verdad es que sufrimos una timo absoluto. Nos mosqueamos un montón, para que negarlo. Pero Budapest merece una visita a pesar de esos momentos. Eso si, como nosotros lo hemos sufrido, hemos querido contarlo para que otros viajeros tengan cuidado y no les pase como a nosotros. Gracias por pasarte! 😉

Algo especial abril 20, 2018 at 16:38

Lo que más me fastidia de un viaje, es justo lo que os pasó. Que te toque unos antipáticos, que mala suerte la puede tener cualquiera, pero ejem… lo de los revisores del metro manda narices. Demasiado dinero de multa y sin dar información ni nada. Así no dan ganas de volver, y como es mi caso que nunca fui a Budapest, de ir. Luego pasa aquí en España, y lo más seguro es que se les explique las cosas y no paguen multa por un despiste o error.
Ya por no hablar del trato de impaciencia. Así perderán turistas, porque eso no puede ser.

    Pilar Allely abril 22, 2018 at 13:38

    Hola, nosotros hemos querido contar la experiencia para advertir a otros viajeros y que no caigan en la estafa. Pero Budapest merece mucho la pena, la verdad, es una ciudad muy bonita. Gracias por pasarte 😉

MJ RU1Z abril 19, 2018 at 01:04

Hola. La verdad es que no conozco Budapest. Parece un lugar bastante monumental. Aunque a mí me interesa también otro tipo de arquitectura más moderna. Lo de las estafas pasa también en otros países tan turísticos como Italia por ejemplo. En Venecia viví un episodio parecido con los revisores del vaporetto. Le montaron un follón horroroso a otros turistas que iban al lado. Aunque allí no les cobraron multa. Sólo el billete. En París también había gente desagradable. Nunca me olvidaré del que controlaba la puerta en el Museo D’Orsay. Se negó a entendernos. No entendía español ni inglés, solo francés. En fin, a veces hay que tener paciencia. Mucha paciencia.

    Pilar Allely abril 22, 2018 at 13:42

    Hola MJ, si, obviamente gente desagradable hay en todos lados. En Praga la gente era muy seca, pero no llegaba a estos límites de casi perdonarte la vida cuando te hablan como nos ocurrió en Budapest. En París nos pasó como a ti, también tuvimos algunos encuentros desagradables con parisinos que incluso entendían el español pero nos contestaban en francés o nos ignoraban. Así son ellos… pero en general este grado de querer timar al turista, no nos lo habíamos encontrado de esta manera tan descarada.
    Gracias por pasarte y contar tu experiencia 😉

Rebeca de Torres Ferrero abril 18, 2018 at 14:35

Hola Pilar, me has transportado a 2002, que fue cuando visité Budapest. Parece que la ciudad no ha cambiado mucho…
A mí me sorprendió gratamente, la verdad, en cuanto a paisajes, vistas, puentes y esas dos ciudades en que parece dividirse. También me gustó lo que pude probar de su gastronomía, el omnipresente gulash (estuve en febrero).
Coincido contigo en que los turistas no somos demasiado bien recibidos. Pero desde luego es inaceptable que los propios funcionarios públicos intenten estafar a los visitantes aprovechando que su idioma es bastante desconocido. Yo fui con un grupo de compañeros de la Universidad y también nos pararon en el Metro y nos pretendían cobrar unos 50€ a cada uno como multa por llevar billete sencillo y hacer transbordo. Al final, varios compañeros salieron corriendo y el resto les seguimos. Ni se movieron, deben hacerlo de forma continua.
No sé si volveré, pero desde luego tendré mucho cuidado.

    Pilar Allely abril 22, 2018 at 13:34

    Hola Rebeca,
    Es una pena que una ciudad tan bonita como Budapest se vea empañada por estas cosas. Pues eso debimos hacer, correr, porque desde luego es indignante esa forma de timar a los turistas. Yo creo que si, que van a los que visitamos la ciudad. Gracias por compartir tu experiencia! 😉

Deja un Comentario

Conoce al equipo

¡Síguenos!

Vuelos baratos

Ofertas en Hoteles